miércoles, 11 de marzo de 2015

Cuarto oscuro





 



             CUARTO OSCURO  

                                                           
Una caja con olor a membrillos maduros 
que no cierra porque la infancia se llevó la llave,
empañó los espejos y la noche desgastó la madera. 
Un joyero que protege doce piedras que fueron nuestras arras,
arena en tu mirada aquella tarde.
Un arcón con cajones secretos que guardan nombres,
fechas, cicatrices, días de réquiems y cantos funerales.
Un cofre que defiende tu nombre y la clave que te dieron
lejos de tu ciudad aquel verano del setenta y uno
cuando de prisa te midieron el cuerpo en el asfalto.
Un cajón de madera que encierra nuestra historia de amor
y cabe en el oscuro bolsillo del olvido.